Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

fischer161_Alexei DruzhininTASS via Getty Images_macron putin Alexei Druzhinin/TASS via Getty Images

¿Qué impide una mejora de la relación entre Europa y Rusia?

BERLÍN – Aunque la Unión Europea y Rusia son parte de la misma masa continental, no es que tengan mucho en común. De hecho, los rusos todavía tienen que decidir a qué parte del mundo pertenece su país. El grueso del territorio está en Asia, pero más del 70% de su población vive al oeste de los montes Urales. Los rusos no tienen interés en asociarse con Asia oriental o con el sur islámico, así que sus únicas opciones son el aislamiento u orientarse hacia Europa.

Pero el aislamiento es peligroso. Rusia es un coloso con armas nucleares, pero está en decadencia demográfica, económica y tecnológica. El país todavía vive de exportar combustibles fósiles y otros commodities, algo que no bastará para mantener la condición de superpotencia en el siglo XXI. Rusia corre cada vez más riesgo de convertirse en un socio menor de China.

De modo que la única alternativa es Europa. Pero ambos lados son prisioneros de sus respectivas historias. Los recuerdos de la opresión bajo los zares y la Unión Soviética siguen frescos en Europa central y del este, particularmente en Polonia y los estados bálticos; y la política del presidente ruso Vladimir Putin de anexión de Crimea y campaña militar en Ucrania oriental reforzó la desconfianza regional hacia Rusia.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/0YFEnLPes;
  1. solana114_FADEL SENNAAFP via Getty Images_libyaprotestflag Fadel Senna/AFP via Getty Images

    Relieving Libya’s Agony

    Javier Solana

    The credibility of all external actors in the Libyan conflict is now at stake. The main domestic players will lower their maximalist pretensions only when their foreign supporters do the same, ending hypocrisy once and for all and making a sincere effort to find room for consensus.

    3

Edit Newsletter Preferences