De Solidaridad a la libertad

Aunque el surgimiento, hace 25 años, de Solidaridad, el primer movimiento cívico independiente en el antiguo imperio soviético, tuvo enormes consecuencias políticas, Solidaridad no fue, fundamentalmente, un movimiento político ni un sindicato.

Antes que nada, Solidaridad fue un grito de dignidad. Sencillamente, se nos había acabado la capacidad de aguante ante los omnipresentes y todopoderosos apparatchiks comunistas que imponían su voluntad en nuestros lugares de trabajo, barrios e incluso lugares de descanso. Los escritores, los periodistas y los artistas ya no podían soportar más una censura y una supervisión ineptas. También en las fábricas los burócratas del Partido querían conocerlo y decidirlo todo.

Toda iniciativa cívica, toda actividad de cualquier tipo estaba sujeta a la evaluación y el control ideológicos. Quienes sentían la tentación de desobedecer podían estar seguros de que la policía secreta “se encargaría” de ellos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/B71xs5f/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.