De la terapia de shock a la terapia de sueño

Si la década de los noventa fue la era de la terapia económica de shock, la década actual podría ser recordada por la parálisis de las reformas económicas. Si bien las razones del estancamiento difieren de país a país, lo esencial es que hay pocos políticos en el mundo que estén logrando agilizar sus economías.

El problema no se da únicamente en mercados emergentes como Indonesia, México y Brasil, donde una izquierda en ascenso no ha logrado encontrar una alternativa viable al tan criticado "Consenso de Washington" de liberalización económica. También en muchos países ricos se aprecia el mismo fenómeno.

En una notable coincidencia de tiempos, el Primer Ministro japonés Junichiro Koizumi y el Canciller alemán Gerhard Schroeder convocaron elecciones adelantadas con la esperanza de dar energía a las reformas. En Alemania, las necesidades más urgentes son las reformas fiscal y del mercado laboral. En Japón, el gobierno de Koizumi quiere privatizar el enorme servicio postal, cuyo gigantesco brazo financiero está enrollado como pitón alrededor del sistema bancario del país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/CUb3K78/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.