De Olimpia a impasse

PARIS – “¡No mezclen los deportes con la política!" El grito desafiante de los gobernantes chinos a las amenazas de un boicot a los Juegos Olímpicos de este verano en Beijing no resiste la prueba de la realidad. El deporte y la política siempre han estado estrechamente vinculados.

Abundan los ejemplos obvios. Los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín estuvieron tan marcados por la propaganda nazi como por los eventos atléticos. Durante la Guerra Fría, “la diplomacia del ping pong” ayudó a revivir las relaciones oficiales entre China y Estados Unidos. En 1990, Alemania armó un solo equipo olímpico antes de que el país se reunificara.

Afirmar que la política y el deporte pueden estar más separados en la época mediática actual que como lo estuvieron en el pasado es particularmente ingenuo. Beijing recibió los Juegos Olímpicos por una combinación de razones económicas y políticas, y China deseó albergarlos por las mismas razones. La tensión actual entre China y (principalmente) la opinión pública occidental en vísperas de los Juegos es el resultado de incompetencia, hipocresía y una indignación legítima pero potencialmente contraproducente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/hzwx1jK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.