0

Del israelí medio al palestino medio

Haifa – Los estadounidenses hablan del “estadounidense medio” y los ingleses del “inglés medio”. Ambos son conceptos casi míticos que supuestamente personifican el carácter auténtico de la nación. Israel también tiene su “israelí medio”, pero es muy distinto del concepto que describen estadounidenses e ingleses.

En lugar de ser más bien provinciano, el israelí medio es educado, bilingüe o multilingüe y está muy bien conectado con el mundo exterior. Le ha dado a Israel el éxito en alta tecnología que el país ha disfrutado en la última década. El israelí medio es en gran medida secular, pero también incluye a los religiosos moderados. Es liberal y desprecia cualquier tipo de fanatismo, ya sea ortodoxo o nacionalista. Se basa en un firme espíritu, respaldado en las leyes, de igualdad de género que ha caracterizado al sionismo desde el principio.

El israelí medio no condena la homosexualidad y es claramente no xenófobo. Es en gran parte judío, aunque ahora una nueva generación de jóvenes profesionistas árabes está saliendo de las universidades y se está integrando –con dificultades—al corazón de la sociedad civil. Y no olvidemos que el israelí medio está ganando dinero y pagando impuestos que apoyan a una amplia gama de tradicionalistas, fundamentalistas, chauvinistas y otros extremistas –judíos y musulmanes—desde Gaza hasta Cisjordania, pasando por Jerusalén.

Esta mayoría silenciosa no tiene la representación que le corresponde en el Knessett porque sus miembros evitan las carreras políticas. Es demasiado grande para considerarla una élite. No es exclusivamente urbana e incluye a personas de distintos orígenes culturales. Tiene una fuerte identidad común, recuerdos compartidos y una rica cultura. No se cierra al exterior ni es atávica.