0

De Kosovo a Tíbet

LONDRES - ¿Por qué China se está comportando así en Tíbet? ¿Qué hace a Tíbet tan importante para el gobierno de Beijing? El corazón del asunto es el hecho de que nada preocupa más a los gobernantes de China que cualquier cosa que ponga en riesgo la unidad del país. Y nada los pone más ansiosos que un conflicto regional que, si no se le pone fin rápidamente, podría terminar produciendo una seguidilla de sucesos conducentes a la desintegración nacional.

La reciente declaración unilateral de independencia de Kosovo agudizó las inquietudes chinas acerca de Tíbet. Aunque quienes defienden la independencia de Kosovo argumentan que no sienta un precedente internacional, los gobernantes chinos temen lo contrario. Más aún, las elecciones presidenciales que se avecinan en Taiwán han aumentado la tensión para el gobierno chino.

Las encuestas de opinión en Taiwán sugieren que el ex alcalde de Taipei Ma Ying-jeou del Kuomintang (KMT) derrotará a Frank Hsieh del Partido Progresista Democrático (DPP). Sin embargo, algunos en China temen que el actual Presidente, Shui-bian del DPP esté buscando un pretexto para evitar una derrota de los partidarios de la soberanía. Actualmente está manifestando su intención de llamar a un referendo sobre si Taiwán debe unirse a las Naciones Unidas, algo que China ve como una provocación y una amenaza a su unidad.

Al resto del mundo puede sonarle extraño que China, que no ha tenido más que éxitos económicos en las últimas tres décadas, sienta que su unidad es tan frágil. Sin embargo, la historia de China, tanto antigua como moderna, sugiere que no hay nada permanente o estable en lo referente a la unidad del país. De hecho, la unidad de hoy sólo se logró con la victoria de Mao en 1949.