De la depresión a la libertad

La depresión clínica afecta, aproximadamente, a una de cada cuatro personas en algún momento de su vida. Es un estado mental grave y prolongado en el que la tristeza normal llega a ser un doloroso estado de desamparo, apatía, falta de motivación y cansancio, pero, por bien que se la defina, la depresión clínica es muchas cosas para muchas personas, que varían de leve a grave.

La depresión leve puede originar cavilaciones sobre los aspectos negativos de uno mismo o de otros, resentimiento, irritabilidad o enojo la mayor parte del tiempo, autocompasión y constante necesidad de que alguien infunda tranquilidad. También puede originar diversas afecciones físicas que no parecen causadas por enfermedad física alguna.

Al empeorar la depresión, los sentimientos de tristeza y desamparo extremos se combinan con poco amor propio, culpabilidad, pérdida de memoria y dificultades de concentración para crear un estado mental profundamente doloroso. Para colmo, puede haber un cambio en funciones corporales básicas. Los habituales ritmos diarios parecen fallar: no poder dormir o dormir demasiado, no poder comer o comer demasiado. Se pierde el entusiasmo por las actividades que suelen ser placenteras. A veces se da incluso la sensación de que la vida no vale la pena y se estaría mejor muerto.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/IOLuPuv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.