De crisis constitucional a crisis europea

Desde el trauma que significaron los votos “no” de Francia y Holanda contra el Tratado Constitucional propuesto por la Unión Europea, los sucesos han seguido su curso inevitable, sólo que más rápido que lo esperado.

La negativa francesa fue un contundente golpe a la credibilidad política del Presidente Jacques Chirac. De modo que éste hizo lo que los presidentes franceses suelen hacer en estas circunstancias: en lugar de admitir que los votantes franceses podían tener razón, despidió al Primer Ministro Jean-Pierre Raffarin, utilizándolo como chivo expiatorio y reemplazándolo por su protegido Dominique de Villepin, que nunca ha desempeñado un cargo electo.

Las opiniones difieren acerca de las razones del rechazo de Francia al Tratado Constitucional, pero la mayoría de los análisis sugieren que se trató de un voto de protesta contra el alto desempleo, amplificado por la percepción de que los nuevos miembros de la UE pertenecientes a Europa Central y del Este representan una amenaza para los empleos franceses. Como era de esperarse, Chirac inmediatamente reafirmó su fe en el modelo económico francés.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/p0ALIhI/es;