3

Friedman completó a Keynes

Acaba de fallecer en noviembre el economista más famoso e influyente del siglo pasado. Milton Friedman no fue el economista más famoso e influyente del mundo; ese honor le corresponde a John Maynard Keynes. Pero le sigue de cerca.

Desde una perspectiva, fue el alumno estrella, sucesor e integrador de la obra de Keynes. Keynes, en su Teoría general del empleo, el interés y el dinero , fijó el marco que prácticamente todos los economistas usan en la actualidad. Este marco se basa en el gasto y la demanda, los determinantes de los componentes del gasto, la teoría de preferencia por la liquidez de los tipos de interés, y el requerimiento de que el gobierno haga intervenciones focalizadas pero potentes sobre la economía para mantenerla bien nivelada y evitar extremos de depresión e hiperactividad. Como dijera Friedman, “Hoy todos somos keynesianos.”

Sin embargo, la teoría de Keynes estaba incompleta: era una teoría del empleo, el interés y el dinero, no una que explicara los precios. Al marco conceptual de Keynes, Friedman añadió una teoría de los precios y la inflación, basándose en la idea de índice natural de desempleo y los límites de la política del gobierno para estabilizar la economía en torno a su tendencia de crecimiento de largo plazo, límites más allá de los cuales la intervención generaría una inflación incontrolable y destructiva.

Es más, Friedman corrigió el marco de Keynes en un aspecto muy importante. La experiencia de la Gran Depresión hizo que Keynes y sus sucesores más ortodoxos subestimaran en gran medida el papel y la influencia de la política monetaria. Friedman, en una campaña de 30 años que comenzó con el libro escrito por él y Anna J. Schwartz, Historia monetaria de los Estados Unidos, restituyó el equilibrio. Como dijera también Friedman, “y ninguno de nosotros es keynesiano.”