Alain Jocard/AFP/Getty Images

Otro extraño desastre francés

PARÍS – El aspecto de "juegos del hambre" de este ciclo electoral francés comenzó en la izquierda. El presidente François Hollande fue aniquilado por su propio Partido Socialista. El primer ministro de Hollande, Manuel Valls, se convirtió en el segundo plato en el banquete de los caníbales.

Para entonces, el cadáver de uno de los dos principales partidos de Francia, ya no simplemente supino, había alcanzado un estado avanzado de descomposición. Ahora, en el preciso momento en que uno podría esperar que un candidato presidencial le dijera al país qué piensa de Donald Trump, Vladimir Putin y los radicales islámicos, el candidato socialista, el lánguido Benoît Hamon, no encuentra nada mejor de qué hablar que la marihuana legal, el lodo rojo y los disruptores endócrinos.  

En la derecha, el desastre está llegando ahora a su punto más álgido. El ex presidente Nicolas Sakozy ya había sido eliminado en etapas tempranas. El ex primer ministro Alain Juppé, después de ser coronado virtual presidente durante gran parte del año pasado, fue derrocado por aquellos que lo habían adulado. Y, tras el escándalo en torno a François Fillon, el candidato republicano y el hombre que lo derrotó, Juppé perdió los estribos y el 6 de marzo definitivamente abandonó la carrera.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XnkMXeO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.