Hay que suspender las suspensiones de los asentamientos

RAMALLAH – La decisión del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de aprobar la construcción de nuevos asentamientos judíos en vísperas de una posible suspensión de esas actividades es la última ronda de un ciclo que se ha repetido tantas veces en los últimos 40 años que parecería algo rutinario si no fuera tan peligroso.

El ciclo funciona más o menos así: aumenta la presión estadounidense o internacional sobre Israel para que suspenda la construcción de asentamientos en los territorios ocupados. Entonces, los colonos israelíes y quienes los apoyan dedican incluso más energías a expandirse en tierras palestinas, a construir más asentamientos exclusivamente judíos y a destruir más hogares árabes antes de que la supuesta “suspensión” entre en vigor.

Cuando esto sucede, no es de sorprender que el proceso de paz deje de tener seriedad. A la larga, la presión disminuye y la suspensión no se materializa. Lo que queda son más asentamientos judíos. En efecto, la gran paradoja de este ciclo es que se construyen más asentamientos en épocas de negociación que en momentos de conflicto.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Lon2KTi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.