Jon Krause

La libertad de expresión, Mahoma y el Holocausto

La condena y encarcelamiento de David Irving por haber dicho que el holocausto no existió no pudieron haber sucedido en peor momento. Como se da después de la muerte de al menos 30 personas en Siria, Líbano, Afganistán, Libia, Nigeria y otros países islámicos durante las protestas por las caricaturas que ridiculizaban a Mahoma, el veredicto contra Irving hace que el argumento de que en los países democráticos la libertad de expresión es un derecho básico sea una burla.

No podemos sostener congruentemente que los caricaturistas tienen derecho a burlarse de las figuras religiosas pero que debería ser delito negar que el holocausto existió. Creo que debemos apoyar la libertad de expresión. Y eso significa que David Irving debería ser liberado.

Antes de que me acusen de no entender la susceptibilidad de las víctimas del holocausto o la naturaleza del antisemitismo austriaco, debo decirles que soy hijo de judíos austriacos. Mis padres escaparon de Austria a tiempo pero mis abuelos no.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/crkOAXh/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.