La amenaza francesa a la unidad de Europa

Al término de la cumbre de la UE en Bruselas el lunes, reunión realizada para intentar acercar posiciones en el creciente cisma sobre la política de la Unión hacia Irak, el Presidente francés Jacques Chirac cometió una torpeza diplomática comparable a los sarcásticos comentarios del Secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, acerca de "la vieja y la nueva Europa". Chirac increpó a los países candidatos a la UE por comportarse de manera irresponsable cuando expresaron su apoyo a la iniciativa estadounidense de desarmar a Irak por la fuerza si fuese necesario.

El presidente francés habló de "infantilismo" de parte de estos países y señaló que deberían haber consultado primero con la UE o, de lo contrario, haber permanecido en silencio. También sugirió que esos países estaban poniendo en riesgo sus posibilidades de unirse a la UE.

Pero es la UE misma la que ha sido puesta en peligro por el exabrupto de Chirac. Muchas personas de los países candidatos han estado convencidas durante mucho tiempo de que sus países no serán admitidos como iguales en la UE. El rango de objeciones va desde los menores subsidios agrícolas para estos países hasta el nuevo mecanismo de toma de decisiones en la UE, adoptado en la cumbre de Niza hace dos años. Mucha gente considera que la intención de ese mecanismo es fortalecer el poder de los miembros grandes de la UE, en detrimento de los países pequeños.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/oVZ5YVP/es;