20

La próxima Revolución Francesa

PARÍS – En pocas semanas, Francia elegirá presidente. Dados los considerables poderes del ejecutivo francés (que incluyen la autoridad de disolver la Asamblea Nacional), la elección presidencial, que se celebra cada cinco años, es la más importante de Francia. Pero esta vez hay mucho más en juego.

Los dos candidatos favoritos son Marine Le Pen, del ultraderechista Frente Nacional, y Emmanuel Macron, que fue ministro de economía durante la presidencia del socialista François Hollande, pero que ahora se presenta como independiente. El previsible enfrentamiento entre Le Pen y Macron en un balotaje el 7 de mayo sería un hito en la política francesa: la primera vez en sesenta años en que los principales partidos de la izquierda y la derecha no estén representados en la segunda vuelta.

Francia no ha vivido una conmoción política semejante desde 1958, cuando en mitad de la Guerra de Argelia, el general Charles de Gaulle ascendió al poder y redactó la constitución de la Quinta República. Esa transformación, como cualquier gran ruptura política, fue impulsada por la combinación de una dinámica subyacente profunda y las circunstancias particulares del momento.

Ahora no es diferente. Empecemos por la dinámica subyacente: el surgimiento en la mayoría de los países desarrollados de una desconfianza popular hacia las élites, una sensación de impotencia, temor a la globalización económica y a la inmigración, y preocupación por la movilidad social descendente y la desigualdad creciente.