Francia en busca de Europa

Con sus diez nuevos miembros, la Unión Europea consta de 25 países y 453 millones de ciudadanos. En vista de que durante el pasado milenio los miembros de la UE riñeron innumerables guerras unos con otros y durante cuarenta y cinco años una guerra fría dividió el continente en dos bloques hostiles, la Europa de hoy es un éxito de monumental importancia histórica.

De hecho, la UE representa muchas cosas simultáneamente. En primer lugar, es una garantía de paz: la guerra es ahora técnicamente imposible entre los interconectados países miembros de la Unión.

Además, la UE es un instrumento majestuoso para la reconciliación internacional. Los alemanes y los franceses, que hace 60 años se querían tanto, más o menos, como los serbios y los bosnios en la actualidad, son ahora una pareja casada. En Irlanda, los católicos y los protestantes pasaron un siglo matándose, pero, ahora que están en la UE, han reconocido la idiotez de su conflicto y la inevitabilidad de la reconciliación. Después de nueve siglos de odios y guerras, los húngaros y los rumanos, están embarcándose en el mismo proceso. Grecia acaba de decidir apoyar el inicio de negociaciones para el ingreso de Turquía en la UE en los doce próximos años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/UASVFM3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.