0

Adelante hacia el Putinismo

MOSCU-NIZHNY NOVGOROD-NOVOSIBIRSK: “¡Adelante hacia el comunismo!” Ese lema, cínicamente burlón, definió la era de estancamiento de Brezhnev. Hoy en día, hay en Rusia un sentimiento de déjà�vu por esos tiempos. Bajo Yeltsin, a pesar del caos de los mercados imperfectos y de una democracia aun más defectuosa, había la impresión de que las cosas avanzaban. Actualmente muchos rusos no saben si están avanzando, si están retrocediendo o si, de hecho, no se están moviendo en absoluto.

La vuelta al viejo himno nacional soviético que decretó el Presidente Putin fue la primera señal de que Rusia está retrocediendo hacia el futuro. Aunque Putin tuvo la decencia de cambiar la letra, conservó el espíritu soviético --“la Gran Rusia unida para siempre.” Después, la Oficina de Servicios Federales, la ex-KGB, celebró el aniversario de la fundación de su rama de servicio exterior, es decir, los espías, con una ceremonia a la que asistió cierto ex-empleado de nombre Putin.

A esto le siguió una junta de accionistas de la RAO UES (Sistemas Unidos de Energía), el gigante ruso de la electricidad, encabezada actualmente por el reformista convertido en oligarca Anatoly Chubais. La junta debía ser una muestra del nuevo clima favorable para los negocios en Rusia, pero el estandarte que colgaba sobre la sala --“Viva el 80 Aniversario del Plan GOELRO de Vladimir Lenin”—daba otra impresión.

El lema de la GOELRO (Organización del Estado para la Reconstrucción y el Desarrollo de la Economía del Pueblo Soviético) era “El socialismo significa gobierno soviético y electrificación del país.” El plan de Chubai es similar al de la GOELRO, pero en lugar de la socialización nacional, busca la entrada obligatoria al mercado. Si una región no puede pagar la electricidad, se suspenderá el suministro y la gente quedará sin calefacción.