Chris Van Es

La necesidad de forjar la oposición siria

TEL AVIV - La crisis de Siria ya lleva un año, con cerca de 10.000 muertos, en su mayoría civiles, y parece no tener fin. El país se encuentra en un punto muerto: la oposición no es capaz de derrocar el régimen del presidente Bashar al-Assad, y las fuerzas de Assad no pueden aplastar la resistencia.

Ambos bandos se mantienen firmes: la oposición está decidida a derrocar un régimen que considera ilegítimo, sectario, corrupto, tiránico y con las manos manchadas de sangre, mientras que el núcleo de línea dura del gobierno cree que perseverando terminará poramp#160; silenciarla, y considera que cualquier concesión podría poner en peligro su propia existencia. En su opinión, el derrocamiento significaría el despojo y la muerte de la plana mayor del régimen y de una gran parte de la minoría alauí de la que procede.

Assad y sus secuaces se sienten alentados por el fracaso del mundo en responder con eficacia a su brutal represión de la revuelta en Homs, y han impuesto crueles castigos a sus sobrevivientes, como una advertencia a los opositores en otras áreas. Puede que esto acobarde a parte de la población civil de Siria en el corto plazo, pero solo servirá para exacerbar el odio popular y aumentar la posibilidad de un sangriento ajuste de cuentas con Assad y sus compinches en el futuro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Lbwl7ve/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.