Por Turquía, por Europa

Finalmente Turquía está negociando con la Comisión Europea los términos de su posible adhesión a la Unión Europea. Pero que "posible" se convierta en "futura" sigue siendo una pregunta muy abierta. En efecto, es probable que cerrar las negociaciones resulte tan difícil como la decisión de iniciarlas.

Recordemos que Turquía presentó su primera solicitud de adhesión en 1959, y que desde 1963 la Comunidad Económica Europea, precursora de la actual UE, respondió con una táctica dilatoria: pidieron un acuerdo aduanal. Al mismo tiempo, puesto que nunca se le contestó que no –y después de recibir varias señales que indicaban que tal vez algún día llegaría a ser miembro—las expectativas turcas en cuanto a una futura integración a la UE se hicieron cada vez más palpables.

Pero los europeos comunes y corrientes han empezado a consultar los mapas, y la geografía que ven no se puede negar: el 95% del territorio de Turquía y el 80% de su población están en Asia. Como resultado, el debate intenso y encendido –en Turquía y con mucho más fuerza en la UE—sobre si ese país pertenece realmente a Europa ha seguido, a pesar de que las negociaciones ya hayan comenzado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/083y9bD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.