Locuras fiscales en Estados Unidos y más allá

Quienes sabemos que los desequilibrios fiscales de largo plazo suelen acabar en desastre –inflación elevada, recesión profunda, crisis financiera, o las tres—estamos perplejos ante las prioridades de George W. Bush y su administración. La "crisis" de la seguridad social, en cuya "solución" quiere gastar su capital político, es apenas el tercero de los problemas fiscales de Estados Unidos por su urgencia y gravedad –en momentos en que esos problemas se han convertido en una amenaza seria a la estabilidad económica global.

El problema más grave de Estados Unidos es el déficit de corto y mediano plazo entre los ingresos fiscales y el gasto. Este déficit lo creó Bush exclusivamente, al decretar recortes fiscales –que ahora busca ampliar—que no son recortes en absoluto, puesto que simplemente transfieren la carga de la consolidación fiscal a las generaciones futuras.

El segundo problema más serio es la explosión a largo plazo que se vislumbra en los programas de atención a la salud de Estados Unidos. Eso también es resultado en parte de las acciones de Bush, o más bien de su falta de acción, ya que la política de gasto en ese rubro de su primer período fue no hacer prácticamente nada para alentar la eficiencia y limitar los costos. En cambio, promulgó una prestación de medicinas en el programa Medicare que promete gastar cantidades enormes de dinero a cambio de una mejoría sorprendentemente pequeña en la atención a la salud.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/wZADFKL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.