Bombardear al mensajero en Armenia

Al final del mes pasado, mientras dábamos los últimos toques a la próxima edición de nuestro periódico, Haykakan Zhamanak (“Los tiempos armenios”), oímos una explosión fuera de nuestra oficina. Algunos miembros del personal corrieron y encontraron mi coche en llamas.

La explosión no fue imprevista... como tampoco el anuncio de la policía armenia de que el coche se había incendiado por problemas técnicos, pero el problema real es la censura, pues la explosión no fue sino la última ofensiva de la guerra oculta de Armenia contra la prensa.

Para nosotros, la batalla por la libertad de prensa comenzó en 1999, poco después de fundar nuestro periódico, entonces llamado Oragir (“Diario”). Tuvo una repercusión instantánea, pero no del modo que esperábamos nosotros. A lo largo de 1999 hubo más causas judiciales contra Oragir que contra todos los demás medios de comunicación armenios juntos desde la independencia en 1991.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/bmozAfi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.