smale1_Boonyachoat_getty images_globe hands Boonyachoat/Getty Images

Las ganancias del sector financiero no deber producirse en desmedro de la pérdida de la biodiversidad

LONDRES – Se podría esperar que las instituciones financieras entendieran de inversiones en activos que rindan rentabilidades extraordinarias. Pero cuando se trata de la biodiversidad y la categoría más amplia de capital natural, la mayoría de los inversionistas todavía se comportan como si esos recursos fueran ilimitados, incluso si se los está vaciando o destruyendo. Siguen en el supuesto de que los servicios que estos recursos proveen son gratuitos, incluso cuando la pandemia de COVID-19 muestra el coste casi ilimitado de pasar por alto la interdependencia del ser humano con el mundo natural.

El declive inducido por los seres humanos en el ambiente natural es un hecho, y está ocurriendo rápido. El reciente informe Living Planet del World Wildlife Fund muestra una reducción promedio de un 68% en los tamaños de las poblaciones de vida silvestre entre 1970 y 2016. Es inevitable que donde la población disminuye siga la extinción. Según la Plataforma Intergubernamental de Políticas Científicas sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas, cerca de un millón de especies –es decir, aproximadamente un cuarto de todos los grupos de animales y plantas que se han descubierto- se encuentran en riesgo de extinción en décadas, a menos que se adopten medidas para mitigar los factores que causan la pérdida de biodiversidad.

Conscientes de los declives de la vida silvestre y sus proyecciones de extinción, los políticos a menudo llaman a la acción, pero no ponen en práctica las medidas necesarias. Y, no obstante, como queda claro por la respuesta al cambio climático, si los ciudadanos se implican y presionan a sus gobernantes, la inacción se vuelve políticamente costosa. Las autoridades europeas decidieron adoptar acciones atrevidas sobre el cambio climático – expresadas en medidas como vincular objetivos de energías renovables a los precios de las emisiones de carbono-, porque sabían que era su responsabilidad evitar las enormes alteraciones de todo tipo que esperarían a un mundo recalentado en varios grados.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/yBcfuVmes