Palabras combativas y promesas falsas

Durante casi cinco años, la "guerra contra el terror" ha resultado ser una metáfora falsa que ha propiciado políticas contraproducentes. Se ha aplicado literalmente una figura de dicción engañosa para desencadenar una guerra real en varios frentes, incluidos el Iraq, Gaza, el Líbano, el Afganistán y Somalia. Miles de civiles inocentes han resultado muertos, lo que ha enfurecido a millones de personas en todo el mundo.

Aun así, no se ha sometido a Al Qaeda, como ha demostrado la reciente conspiración para volar vuelos comerciales procedentes de Londres y con destino a Nueva York. Dicha conspiración, que habría podido causar más víctimas que los ataques del 11-S, ha sido desbaratada por las autoridades de la inteligencia británica. Es evidente que no será la última.

Desgraciadamente, el público americano aceptó de forma acrítica la metáfora de la guerra como la reacción lógica ante el 11-S. De hecho, incluso ahora, cuando está generalizado el reconocimiento de que la guerra del Iraq fue un error, la "guerra contra el terror" sigue siendo el marco al que la política americana debe ajustarse. Además, la mayoría de los políticos demócratas la subscriben por miedo a ser tildados de débiles en asuntos de defensa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nkNbnDC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.