child poverty Neil Moralee/Flickr

Luchar contra la corrupción no acabará con la pobreza

CAMBRIDGE – Los países son pobres porque tienen gobiernos corruptos. Y, a menos de que de que sean capaces de garantizar que los recursos públicos no van a ser desviados y de que el poder público no va a ser empleado con fines de lucro personal, continuarán siendo pobres, ¿no es así?

Ciertamente, es tentador creer lo anterior. Al fin y al cabo, ésta es una narrativa que claramente vincula la promesa de la prosperidad con la lucha contra la injusticia. Según lo expresara el Papa Francisco en su reciente viaje a América Latina: "la corrupción es la polilla, la gangrena de un pueblo". Los corruptos merecen ser "atados a una piedra y arrojados al mar".

Es posible que así sea. Pero ello no hará que sus países sean más prósperos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/YhFidvU/es;