0

Combatamos Ahora el Terrorismo Balcano

La apertura del juicio de Slobodan Milosevic en La Haya es un actual recordatorio de qué tan devastadores pueden ser los resultados de tal violencia terrorista. El presidente Bush puede o no haber sido descuidado con su retórica cuando llamó a Irak, Irán y Corea del Norte un "eje del mal", pero estuvo en lo correcto al señalar los muchos eslabones ocultos de la cadena terrorista global. En esa cadena hay un eslabón que es al parecer pequeño pero vital, el terrorismo en los Balcanes, el cual ha seguido floreciendo ante los ojos de la OTAN y de la ONU.

Osama Bin Laden estableció su presencia en la región a través de una serie de organizaciones supuestamente "humanitarias" en Bosnia y Albania alrededor de 1994. Durante la guerra de los Balcanes algunos de los combatientes de diversos países en Bosnia, Kosovo y Macedonia eran muyajedín que fueron entrenados en campos en Afganistán. Los centros terroristas locales también fueron importantes. En efecto, en Albania se entrenó a terroristas en una propiedad del expresidente albano, Sali Berisha, cerca del pueblo de Tropoje.

Además de ese poderoso indicio de apoyo local para los terroristas, había una infraestructura económica. Dos toneladas de heroína pasaban cada mes desde Asia hasta Europa a través de Kosovo durante el gobierno de Slobodan Milosevic. En lugar de disminuir desde la caída de Milosevic, el contrabando de drogas ha aumentado. El año pasado, cinco toneladas de heroína fueron contrabandeadas a través de las tierras ahora vigiladas por la ONU y la OTAN. La Interpol dice que las pandillas albanas controlan ahora el 70% del tráfico de heroína en Alemania, Austria, Suiza y Escandinavia.

Durante los últimos años, a través de la cooperación entre la Misión de Administración Provisional de la ONU en Kosovo (UNMIK), la Fuerza Multinacional de Seguridad para Kosovo (KFOR) lidereada por la OTAN, y los gobiernos locales -impulsada por la llegada de un gobierno democrático a Serbia-, se ha reducido el número de ataques terroristas en el sur de Serbia y en Macedonia. Pero esa cooperación no ha podido bloquear la fusión de las actividades criminal y terrorista. En efecto, debido a la riqueza de los grupos terroristas involucrados en el tráfico de drogas, Erhard Busek, coordinador del Pacto de Estabilidad de la Unión Europea para ex-Yugoslavia, considera que la posibilidad de tener paz en Macedonia será de un mero 50% una vez que la nieve del presente invierno se derrita.