Quitar importancia a 4.300 millones de dólares

LONDRES – En el pasado mes de noviembre, la Autoridad de Conducta Financiera (ACF) del Reino Unido anunció una resolución por la que seis bancos serían sancionados con un total de 4.300 millones de dólares por haber manipulado el mercado de divisas y, sin embargo, los precios de las acciones apenas reaccionaron. ¿Por qué?

Las infames usos y fallos de gestión descubiertos durante una investigación que duró un año y de resultas de la cual se impusieron las sanciones fueron escandalosos. Unos intercambios entre operadores venales, por correo electrónico y charlas electrónicas, propios de semianalfabetos revelaron conspiraciones desvergonzadas para amañar el tipo de cambio “fijo” vespertino a fin de obtener provecho y ganancias personales. Algunos altos cargos se mostraron tan despreocupados, que permitieron a sus empleados actuar como niños vulgares remunerados con salarios excesivos. Con apodos como “los tres mosqueteros” y “el equipo A”, hicieron lo que les apetecía, con un costo enorme para sus entidades.

Pero, pese a la enorme sanción de la ACF, no se obligó a ningún alto cargo a hacerse el harakiri y los inversores apenas hicieron otra cosa que encogerse de hombros. Naturalmente, se debió en parte a que se sabía que la resolución estaba próxima; sólo los detalles de los delitos y la magnitud de las sanciones fueron noticia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/FDNhJsC/es;