0

El Congreso de status quo de Fatah

HERZLIYA – El Sexto Congreso de Fatah, llevado a cabo recientemente en Belén, fue un acontecimiento importante para el futuro del conflicto árabe-israelí y para el movimiento palestino. Pero un análisis cuidadoso de los resultados de las elecciones del Congreso para el Comité Central de Fatah arroja un panorama que es totalmente diferente de la conclusión que muchos sacarán del encuentro.

El Congreso pareció demostrar tres puntos trascendentes: Fatah avanzó hacia una paz con Israel; adoptó procedimientos democráticos y una nueva generación, o incluso un grupo específico llamado la Joven Guardia, asumió el liderazgo. Pero esta interpretación en gran parte es errónea.

En términos de su estrategia para la paz, el nuevo Comité Central es más o menos igual que el anterior. De los 18 miembros electos (el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, nombrará otros cuatro más tarde), no más de dos (Nabil Shaath y Muhammad Shtayyeh) son realmente moderados. Al menos cuatro (Muhammad al-Ghuneim, Salim al-Zanoun, Abbas Zaki y Nasser Kidra) son de línea dura. Y el resto, en su mayoría, sigue bastante la línea tradicional de Fatah.

En cuanto a la democracia, si bien el Congreso fue verdaderamente un paso hacia adelante con respecto al pasado (cuando el líder de Fatah Yasser Arafat podía elegir a dedo a la conducción de Fatah), siguen existiendo límites reales. Según cómo se lo vea, Abbas eligió entre un tercio y la mitad de los delegados. La mayoría del Comité Central, como es de esperarse, son asociados o seguidores estrechos de Abbas. El hecho de que sólo uno entre 18 miembros provendrá de Gaza, gobernada por Hamas, que contiene aproximadamente la mitad de todos los palestinos que gobierna Fatah, también sesga los resultados.