mueller32_Jon CherryGetty Images_riot Jon CherryGetty Images

La ultraderecha y la eterna guerra contra las mujeres

PRINCETON – El mes pasado se cumplió un triste décimo aniversario que no pasó inadvertido. El 22 de julio, comentaristas de todo el mundo conmemoraron a las 77 víctimas de un terrorista de ultraderecha noruego que detonó una bomba frente a la oficina del primer ministro en el centro de Oslo y luego provocó una masacre entre adolescentes que asistían a un campamento de verano del Partido Laborista en la isla de Utøya.

En general los análisis adjudicaron el horror al «profundo sentimiento antimusulmán y antisocialdemócrata» del perpetrador. Mientras algunos manifestaron alivio por el hecho de que no hubiera inspirado más imitadores, hubo quien usó la ocasión para denunciar al «neoliberalismo» y otras abstracciones monocausales. Pero en los análisis hay una ausencia sorprendente: la evidente misoginia del asesino.

Tras más de una década de presenciar un resurgimiento global de la ultraderecha, seguimos subestimando la importancia de las cuestiones de género (y en particular, las defensas del patriarcado) como puente entre extremistas y conservadores tradicionales cada vez más dispuestos a colaborar con aquellos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/Po03Wbbes