computer hacker Bill Oxford/Getty Images

¿Habrá que habituarse a las noticias falsas?

CAMBRIDGE – El término “noticias falsas” se ha convertido en un epíteto que el presidente estadounidense Donald Trump aplica a toda información que le resulte desfavorable. Pero también es un término analítico que describe la presentación deliberada de desinformación como si fuera una noticia periodística convencional.

El problema no es del todo nuevo. Ya en 1925, Harper’s Magazine publicó un artículo sobre los peligros de las “noticias falsas”. Pero hoy, unos dos tercios de los adultos estadounidenses reciben noticias en parte a través de las redes sociales, y estas se basan en un modelo de negocios que se presta a la manipulación externa y en el que es muy fácil engañar a los algoritmos para obtener ganancias o servir a fines malignos.

Hay en todo el mundo muchas organizaciones (estatales, delictivas o de aficionados) con capacidad para descifrar (mediante “ingeniería inversa”) los algoritmos que las plataformas tecnológicas aplican a la información. La hazaña del gobierno ruso fue haber sido uno de los primeros que comprendió el modo de instrumentalizar las redes sociales para atacar a Estados Unidos usando empresas estadounidenses como armas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/jpeysnU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.