La fe en esta era globalizada

LONDRES – Durante años se pensó, sobre todo en Occidente, que la religión desaparecería a medida que la sociedad se desarrollara. Pero no ocurrió así, por lo que en el comienzo de una nueva década es el momento de que los responsables del diseño de políticas tomen en serio la cuestión de la religión.

En todo el mundo el número de personas que proclaman su fe está creciendo. Un ejemplo de ello es en el mundo islámico. Mientras que la tasa de natalidad de Europa está estancada, la población árabe va a duplicarse en las próximas décadas, y en muchos países asiáticos de mayoría musulmana la población aumentará. La cristiandad también está creciendo –de manera extraña y en lugares inesperados.

El mayor crecimiento de la religión se da en China. En efecto, vale la pena reflexionar sobre la religiosidad de los chinos. Hay más musulmanes en China que en Europa, más protestantes practicantes que en Inglaterra y más católicos practicantes que en Italia. Además, de acuerdo con estudios recientes, aproximadamente 100 millones de chinos se identifican como budistas. Y, por supuesto, el confusionismo –que es una filosofía más que una religión- se venera fervientemente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/r5WLupx/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.