21

La peligrosa estrategia de negocios de ExxonMobil

NUEVA YORK – La estrategia de negocios que está siguiendo ExxonMobil es un peligro para sus accionistas y para el mundo. Tuvimos otro recordatorio en un informe del comité para el Ártico del Consejo Nacional del Petróleo, presidido por el director ejecutivo de ExxonMobil, Rex Tillerson. El informe pide al gobierno de Estados Unidos avanzar con la perforación gaspetrolera del Ártico, pero no menciona los efectos sobre el cambio climático.

Mientras otras empresas petroleras ya comienzan a hablar francamente sobre este tema, el modelo de negocios de ExxonMobil sigue negando la realidad, una conducta que además de ser inmoral, está condenada al fracaso financiero.

El año 2014 fue el más cálido del que se tenga registro; un aciago recordatorio de lo que el planeta tiene en juego en las negociaciones mundiales de este año sobre el cambio climático, que terminarán en diciembre en París. Los gobiernos del mundo acordaron mantener el calentamiento inducido por el hombre por debajo de los 2 ºC. Pero la tendencia actual implica un valor muy superior, que puede llegar a entre 4 y 6 ºC a fin de siglo. La respuesta obvia es reemplazar los combustibles fósiles por fuentes de energía no contaminantes (por ejemplo, solar y eólica) y adoptar vehículos movidos por electricidad generada de tales fuentes.

Muchas de las empresas petroleras más grandes del mundo están empezando a reconocer esta verdad. Algunas, como Total, ENI, Statoil y Shell, proponen cobrar un precio a las emisiones de carbono (tal vez mediante un sistema de impuestos o permisos) para acelerar la transición a fuentes de energía no contaminantes, y ya se están preparando internamente para el cambio. Shell aumentó sus inversiones en tecnología de captura y secuestro de carbono (CCS), para estudiar la posibilidad de un uso seguro de los combustibles fósiles mediante la captura del CO2 que normalmente se liberaría en la atmósfera.