russia protest 2011 Alexander Aleshkin/Epsilon/Getty Images

Rusia, “espiada” por organizaciones sin fines de lucro

LONDRES – Nada perjudica tanto la imagen de Rusia en Occidente hoy como su ley sobre agentes extranjeros. Aprobada en julio de 2012, la ley obliga a toda organización no comercial (ONC) que se dedique a “actividades políticas” (algo que la ley no define) a registrarse en el Ministerio de Justicia declarando cumplir “funciones de un agente extranjero”. Luego en 2015 se aprobó una ley sobre “organizaciones indeseables” que obliga a todas esas ONC a identificarse públicamente como tales agentes.

La elección de palabras es peculiar y significativa. Al fin y al cabo, ¿qué se entiende por “funciones de un agente extranjero” en sentido coloquial sino servir a los intereses de una potencia extranjera? En la práctica, la ley rusa impide a ONC sin control estatal realizar cualquier actividad en el país. Y la designación de agente extranjero les impide recibir financiación rusa que les permita salir del registro. No sólo son extranjeras: ¡también son infiltradas y traidoras!

Algunas organizaciones optaron por el cierre voluntario; otras fueron suprimidas por incumplimiento de la normativa; y hay otras que se exiliaron. Algunas víctimas notables han sido el Centro Sakharov, el Centro Conmemorativo de los Derechos Humanos y la Escuela de Educación Cívica de Moscú. La Universidad Europea de San Petersburgo, tras repeler un intento anterior de estigmatización como “agente extranjero”, ahora se enfrenta a un eventual cierre por infracciones técnicas banales (una táctica burocrática favorita).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/mtbpgA7/es;