La expansión es solidaridad

En la actualidad se afirma con frecuencia que la ampliación de la Unión Europea con la adhesión de los países de la Europea central y oriental ha puesto en peligro -si no ha destruido totalmente- su sentido de la solidaridad. Cuando Bulgaria y Rumania se acercan a la adhesión y está previsto que se inicien las conversaciones sobre la adhesión de Turquía y Croacia, resulta cada vez más importante rebatir esa opinión.

Los valores y los intereses de los más recientes Estados miembros de la UE coinciden en la mayoría de los sentidos con los de los 15 Estados miembros anteriores. Naturalmente, es cierto que la ampliación ha entrañado un cambio fundamental en la Unión y ha creado nuevos problemas y preocupaciones en materia de políticas. Pero los nuevos Estados miembros de la Europa central y oriental están profundamente insertos en el desarrollo económico, social y cultural de nuestro continente. Los lazos que nos unen fueron desgastados por cuarenta años de dominación soviética, pero no por ello perdieron dichos Estados su fundamental carácter europeo.

Mi país, Polonia, siempre ha tenido profundas vinculaciones culturales con otros países europeos, en particular Francia. Participamos en todos los acontecimientos más importantes en materia de música, literatura y cine europeos (piénsese en las películas de Andrzej Wajda de la época de Solidaridad, como, por ejemplo, “Dantón”, que fueron coproducciones francopolacas).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/Oxtlq7E/es;