Los últimos fantasmas de los Balcanes

En las próximas semanas se resolverán, de una forma u otra, las últimas cuestiones territoriales pendientes en los Balcanes, donde las guerras de la década de los 1990 terminaron con las intervenciones de la OTAN en Bosnia (1995) y Kosovo (1999).

A pesar de la paz, varios problemas importantes quedaron sin solución. Bosnia se dividió en una federación croata-musulmana y una república serbia cuyo gobierno central carecía de autoridad y que requirió de una presencia internacional (y posteriormente civil) significativa para permanecer unida. Kosovo quedó como protectorado de las Naciones Unidas con una “situación definitiva” incierta.

Esas cuestiones sin resolver vuelven ahora: incitados por el gobierno de Serbia, los líderes serbios de Bosnia están considerando la secesión, mientras que los líderes musulmanes buscan aumentar el control central. Y la población albana de Kosovo está exigiendo la independencia, mientras que Serbia trata de posponer una decisión bloqueando medidas en el Consejo de Seguridad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/vzoJNyt/es;