12

Europa y su mal dirigida manía por la inversión

BRUSELAS – En la actualidad el mantra en Bruselas, y a lo largo de Europa, señala que la inversión es la clave para la recuperación económica. El eje central de la nueva estrategia económica de la Comisión Europea se encuentra en su plan que fue recientemente presentando, mismo que tiene el objetivo de aumentar la inversión en €315 mil millones ($390 mil millones) durante los próximos tres años. Sin embargo, la propuesta de la Comisión está mal dirigida, tanto en lo referido a su énfasis en la inversión, como en la estructura de financiación que propone.

El plan de la Comisión – una iniciativa que caracteriza al presidente Jean-Claude Juncker en el inicio de su mandato – no trae consigo ninguna sorpresa. Considerando que la eurozona se encuentra, aparentemente,  atascada en una interminable recesión, se ha arraigado profundamente en el discurso público la idea de que para una recuperación sostenible es de crucial importancia que las inversiones potencien el crecimiento. El supuesto subyacente es que siempre es mejor tener una mayor inversión, ya que aumenta el stock de capital y consecuentemente ello aumenta la producción.

En este momento, en Europa este no es necesariamente el caso. Las autoridades de la Unión Europea (y muchas otras autoridades) argumentan que Europa – y en particular la eurozona – sufre de una “brecha de inversión”. Supuestamente la evidencia irrefutable es el déficit anual de €400 mil millones relacionado al año 2007.

Sin embargo,  la comparación es engañosa, porque en el 2007 se vivió el pico de una burbuja crediticia que llevó a una gran cantidad de inversiones antieconómicas. La Comisión reconoce este hecho en la documentación de apoyo del paquete Juncker; en dicha documentación la Comisión sostiene que para determinar los niveles de inversión que son deseables hoy en día, se deben usar como punto referencial las cifras de los años previos al auge crediticio. De acuerdo con dichos parámetros, la brecha de inversión tiene un tamaño que es sólo la mitad de la cifra antes mencionada.