El descaro de la zona del euro y el FMI

LONDRES – Las autoridades y los políticos de la zona del euro no abrigan dudas: han hecho lo que debían para apoyar a los miembros de la unión monetaria que tienen problemas aumentando el tamaño de su fondo de rescate, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE). Ahora es el momento de que el resto del mundo –es decir, el Fondo Monetario Internacional– se ofrezca a poner fondos suplementarios en la mesa y los ministros europeos de Hacienda así lo están proponiendo en las reuniones del FMI y del Banco Mundial en Washington.

Dicho de otro modo, los funcionarios europeos dan por sentado que el FMI debe apoyar a la zona del euro, como si el resto del mundo estuviera obligado a hacerlo. En realidad, aun cuando los gobiernos de la zona del euro pudieran acordar un aumento mucho mayor del tamaño del FMI, hay razones poderosas para que éste se abstenga de ofrecer apoyo suplementario alguno.

Los dirigentes de Europa no acaban de decidirse sobre si la zona del euro es una federación semejante a los Estados Unidos o un grupo de Estados independientes. Con frecuencia comparan la zona del euro favorablemente con otros países desarrollados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/bQkvZyQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.