Skip to main content

legrain28_GettyImages_boysilhouetteholdingfence Getty Images

¿Dar palo la los inmigrantes hace que se ganen votos a favor de la izquierda?

LONDRES – ¿Es una posición de línea dura sobre la inmigración la clave del éxito electoral para la asediada centroizquierda de Europa? Los socialdemócratas de Dinamarca ciertamente lo creen. Ocuparon el primer lugar en unos comicios generales celebrados este mes, tras argumentar que los inmigrantes son una amenaza para la cohesión social del país y el generoso Estado de bienestar. El Partido Popular Danés de extrema derecha, cuya línea reflejaba ese mensaje, sufrió importantes pérdidas de votos.

Los partidos de centroizquierda, sin duda, necesitan reforzar su atractivo. En las Elecciones al Parlamento Europeo del mes pasado, su porcentaje de votos cayó a nuevos niveles mínimos en Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña; terminaron primero en sólo cinco de los 28 Estados miembros de la Unión Europea. Y, si bien los partidos de centroderecha también languidecen en el ámbito político cada vez más polarizado y fragmentado de Europa, esto no los ha marcado tanto como a los partidos de centroizquierda.

Pero a pesar de la victoria de los socialdemócratas daneses, oponerse a la inmigración no es la respuesta. Aunque algunos votantes han abandonado a los partidos de centroizquierda por unirse a los populistas que culpan a los inmigrantes por todo, ningún progresista que se precie debería imitar a la extrema derecha. Dejando a un lado los principios, tal estrategia, de manera general, será contraproducente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/zGp0jpl/es;
  1. bildt69_DELIL SOULEIMANAFP via Getty Images_syriansoldiermissilegun Delil Souleiman/AFP/Getty Images

    Time to Bite the Bullet in Syria

    Carl Bildt

    US President Donald Trump's impulsive decision to pull American troops out of northern Syria and allow Turkey to launch a military campaign against the Kurds there has proved utterly disastrous. But a crisis was already inevitable, given the realities on the ground and the absence of a coherent US or Western policy in Syria.

    2

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions