Europa y la defensa de África

WASHINGTON, DC – La Unión Europea ya enfrenta riesgos considerables sobre su estructura, la incertidumbre ante su recuperación económica, los desequilibrios entre norte y sur, y la ambigüedad británica sobre su calidad de miembro. Estos riesgos se ven agravados por la exposición a malos resultados en África, con su ingente cantidad de problemas de seguridad.

Gran parte del África del norte de la línea del Ecuador sigue siendo violenta y potencialmente explosiva. Las manifestaciones de la Primavera Árabe no han producido una generación de líderes atractiva, para no hablar de una cosecha democrática. La anarquía, el bandolerismo y el terrorismo de los grupos afiliados y aspirantes a Al Qaeda, como se ha visto en Mali y los yacimientos gasíferos de Argelia, pueden convertirse en más que una molestia letal.

En una situación en que Estados Unidos se presenta cada vez más reluctante a ser el policía del mundo, al reconsiderar, reducir y realinear sus compromisos estratégicos, los países europeos (en especial el Reino Unido y Francia, ya que Alemania no desea ser parte de ninguna operación militar) deberán asumir sobre sus hombros la responsabilidad principal de hacer frente a los problemas de seguridad africanos. Afortunadamente han demostrado cierta voluntad de hacerlo, como se ha visto en sus intervenciones en Libia y Mali.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/k18uFuC/es;