33

¿Cuánta Europa necesitan los europeos?

BERLÍN – En su último discurso ante el Parlamento Europeo en 1995, el entonces presidente francés François Mitterrand (cuya frágil salud ya era inocultable) describió el gran flagelo de Europa con estas palabras indelebles: “Le nationalisme, c’est la guerre!”.

El nacionalismo y la guerra fueron las experiencias que definieron la carrera política de Mitterrand. Pero él no se refería sólo al terrible pasado, a la primera mitad del siglo XX, con las dos guerras mundiales, las dictaduras y el Holocausto. Para Mitterrand, el nacionalismo era la mayor amenaza futura a la paz, la democracia y la seguridad de Europa.

Aunque en ese momento una guerra nacionalista destruía a Yugoslavia, pocos de quienes ese día oyeron a Mitterrand en Estrasburgo podían imaginar que 21 años después, el nacionalismo reviviría en toda Europa. Pero políticos nacionalistas cuyo objetivo declarado es destruir la unidad y la integración pacífica del continente acaban de ganar importantes elecciones y referendos democráticos.

La decisión tomada en junio por el Reino Unido de abandonar la Unión Europea marca un clímax momentáneo en el resurgimiento del nacionalismo, pero su avance también es visible en Hungría, Polonia y Francia, donde Marine Le Pen y su ultraderechista Frente Nacional se fortalecen de cara a la elección presidencial del próximo año. ¿Cómo pudo pasar algo así, vista la experiencia directa que tuvo Europa del poder destructivo del nacionalismo en el siglo XX, cuando causó millones de muertes y devastó el continente entero?