La unidad esencial de Europa

BRUSELAS – Estos últimos diez años, la Unión Europea soportó una serie de crisis sin precedentes, como difícilmente volvamos a ver iguales. Sin embargo, todavía nos aguardan desafíos no menos inquietantes, así que sería bueno hacer un repaso a las lecciones que hemos aprendido en el proceso.

Una de ellas es que la unidad no es una opción, sino una condición sine qua non para la prosperidad económica y la relevancia política de la Unión Europea. Cabe destacar que desde 2004, cuando asumí la presidencia de la Comisión Europea, la cantidad de miembros de la UE casi se duplicó, de quince países entonces a veintiocho ahora.

Y no hubo deserciones. Entre 2004 y 2014, no sólo ampliamos la Unión Europea y la eurozona, sino que sobre todo, mantuvimos a Europa unida.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/G9oxGXv/es;