La unidad esencial de Europa

BRUSELAS – Estos últimos diez años, la Unión Europea soportó una serie de crisis sin precedentes, como difícilmente volvamos a ver iguales. Sin embargo, todavía nos aguardan desafíos no menos inquietantes, así que sería bueno hacer un repaso a las lecciones que hemos aprendido en el proceso.

Una de ellas es que la unidad no es una opción, sino una condición sine qua non para la prosperidad económica y la relevancia política de la Unión Europea. Cabe destacar que desde 2004, cuando asumí la presidencia de la Comisión Europea, la cantidad de miembros de la UE casi se duplicó, de quince países entonces a veintiocho ahora.

Y no hubo deserciones. Entre 2004 y 2014, no sólo ampliamos la Unión Europea y la eurozona, sino que sobre todo, mantuvimos a Europa unida.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/G9oxGXv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.