Europa debe acelerar retirándose

LONDRES – Después de diez años, el euro es un éxito resonante. Es un peso pesado del mercado financiero y supera en rendimiento al dólar, al yen y, hasta hace poco, al yuan chino, mientras que las operaciones con bonos denominados en euros nada tienen que envidiar por sus dimensiones al mercado de los Estados Unidos.

Pero Europa debería obtener mejores resultados. Debería actuar con mayor imaginación para desencadenar mayor libertad y competencia económicas, dejar de abanderar la causa de las empresas nacionales y empezar a conceder más apoyo al Banco Central Europeo. Los encargados de la formulación de políticas de la zona del euro deben tomar también la iniciativa en los clubes económicos decisivos del mundo.

En particular, los miembros de la Unión Económica y Monetaria (UEM) de Europa deben abandonar sus puestos en el G-7 y en el Fondo Monetario Internacional. Puede haber cierta justificación para que cada uno de los Estados que pertenecen a la UEM esté representado en el G-8, pero no en las principales organizaciones económicas. Si se ofrecieran voluntariamente a actuar colectivamente en esos foros, Europa liberaría en la mesa en la que se celebran los más altos debates económicos mundiales un espacio muy necesario para otros países importantes, lo que fomentaría un mayor respeto por los encargados mundiales de la formulación de políticas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/LuMoPcT/es;