0

El caballo de Troya de Europa

BERKELEY Europa está avanzando ineluctablemente hacia un rescate financiero de Grecia. Habrá financiación de emergencia, sujeta a condiciones, y las autoridades de Atenas se verán obligadas a hacer promesas.

Esto hará posible que el gobierno griego pueda cumplir los compromisos de su deuda. Los mercados se calmarán. Las consecuencias de largo plazo no serán agradables, pero serán problemas que habrá que enfrentar otro día.

Algunos dirán que el gran error fue permitir que Grecia adoptara el euro. Que debería haber estado claro el hecho de que el país no estaba preparado. Sus políticas fiscales ya estaban fuera de control cuando se integró a la unión monetaria en 2001, y sus sindicatos presionaban para que los salarios alcanzaran los niveles europeos, a pesar de estar muy por detrás en términos de productividad.

Sin embargo, esta respuesta es demasiado simple, si se piensa que tales señales disfuncionales no se limitan a Grecia. España, con su índice de paro del 20% y un déficit fiscal en explosivo ascenso, ve en Grecia una imagen de su futuro. O, si no lo ve, los mercados lo hacen. Portugal e Italia no están mucho mejor parados.