1

Tres interrogantes al este de Europa

WASHINGTON, DC - Hoy el edificio del proyecto europeo está temblando. Por supuesto, estoy seguro de que la eurozona superará la actual crisis de deuda soberana y que de ella saldrá una Europa más integrada y eficaz. Pero, para llegar a esa mejor Europa, no sólo debe resolverse la crisis de la deuda soberana; será necesario sentar bases más sólidas en las relaciones con tres importantes países que se encuentran al este: Turquía, Rusia y Ucrania.

En mi país, fui parte de la generación que vivió la transición de la dictadura a la democracia hace cuatro décadas. Para nosotros, la Unión Europea era un sueño. De hecho, solíamos citar a Ortega y Gasset: "Si España es el problema, Europa es la solución".

Sigo creyendo muy profundamente que Europa es la solución, sobre todo para las sociedades que necesitan profundizar -si no establecer- una tradición democrática. Reforzar las relaciones entre Europa y Turquía, Rusia y Ucrania puede ofrecerles muchos de los mismos beneficios que en España siempre hemos asociado con Europa.

Turquía es, por supuesto, ya un candidato a ser parte de la UE, pero las negociaciones de ingreso avanzan muy lentamente, lo que es estratégicamente desaconsejable debido a que su gran autoridad en Oriente Próximo es de vital importancia para Europa (y, probablemente, mayor que la suya). Desde Siria a todos los países de la Primavera árabe, la influencia de Turquía es muy importante y una mayor cooperación con la UE no puede sino resultar beneficiosa.