0

El paradójico Parlamento de Europa

¿Qué es lo que los diputados al Parlamento Europeo hacen en realidad? Es probable que a la mayoría de los 375 millones, aproximadamente, de personas con derecho al voto en las elecciones europeas, que se celebrarán los días 4 al 7 de junio, tengan sólo una idea vaga o ninguna al respecto, lo que explica por qué es probable que la participación en toda la Unión Europea sea desastrosamente escasa. Hace treinta años, cuando se celebraron las primeras elecciones al Parlamento Europeo, casi las dos terceras partes del electorado votaron, pero con el paso de los años la participación ha disminuido constantemente. Este año podría representar el 30 por ciento.

Los políticos de Europa están en general orgullosos de la UE y del modo como ha crecido y se ha afianzado, pero también su complejidad en aumento es la causa del menguante entusiasmo de los votantes, por lo que la indiferencia de éstos es un grave motivo de preocupación.

Las elecciones europeas en sí son curiosas e insatisfactorias; no hay asuntos evidentes a escala europea respecto de los cuales los ciudadanos puedan votar a favor o en contra y, como la circunscripción media de los diputados abarca bastante más de medio millón de personas, el voto tampoco es una prueba de la popularidad personal. En la mayoría de los países de Europa, las elecciones serán una oportunidad para emitir votos de protesta sobre asuntos nacionales.

Sin embargo, resulta paradójico que muchas cosas dependan del resultado de las elecciones. Es probable que el número de escaños conseguidos por el partido de centro derecha y el socialista influya en la composición de la próxima Comisión Europea... y, por tanto, en el programa político de la UE hasta 2014.