0

La Nueva Coyuntura de Europa

COPENHAGUE: La gente de Belgrado ha traído a Europa hasta otro punto decisivo. Es posible que la sombra de una década de guerra en los Balcanes finalmente desaparezca. Ahora hace falta tener la mente clara, la visión clara y, lo más importante, la clara aprobación del público si es que Europa ha de tomar el siguiente paso. Con respecto a esto, es necesario alcanzar las conclusiones correctas acerca del "No" resultante del plebiscito llevado a cabo hace poco en Dinamarca para definir si se une o no al Euro.

Los daneses no son más antieuropeos que nadie. La xenofobia no es mayor en Dinamarca que en otros países de Europa. No fue sólo una blasfema alianza entre la extrema izquierda y la extrema derecha, como algunos mencioaron, lo que derrotó al Euro.

El "No" de Dinamarca debe tomarse como una advertencia a los líderes de Europa: deben ser mucho más cuidadosos cuando deciden empezar un diálogo abierto con el electorado acerca de temas europeos básicos, como el papel que tiene Europa en el proceso de paz de los Balcanes. De otra manera, es posible que se enfrenten a la triste sorpresa con la que se toparon sus colegas en Dinamarca, en donde 4 de 5 miembros del Parlamento dieron el "Sí" a una política apoyada sólo por el 47% de sus electores.

Puedo asegurar que los daneses no son antieuropeos, basándome en una encuesta reciente: se le preguntó a los electores de todas las naciones de la Unión Europea (UE) si pensaban que aquellos países de Europa Central y del Este que son candidatos a volverse miembros de la UE debían ser considerados como "una prioridad" para la próxima expansión. Casi el 60% de los daneses estuvieron a favor. Sin duda, Dinamarca encabezó la lista. En Francia y Alemania el voto a favor apenas alcanzó un 20%.