Paul Lachine

El “cordón sanitario” monetario de Europa

WASHINGTON, D.C. – Al ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble, le gusta criticar a otros gobiernos, incluido el de los Estados Unidos, por sus políticas “irresponsables”. Resulta irónico que hayan sido las indiscreciones del Gobierno alemán las que hayan colocado a Europa al borde de otra crisis de la deuda.

Como reacción ante la comprensible actitud airada del público contra los rescates de bancos y países endeudados financiados por los contribuyentes, los alemanes  están pidiendo –y con razón– mecanismos que permitan un “reparto más amplio de la carga”, lo que significaría pérdidas para los acreedores. Sin embargo, sus nuevas propuestas, que dan a entender, extrañamente, que las suspensiones de pagos pueden producirse sólo después de mediados de 2013, desafían la economía básica de las suspensiones de pagos de las deudas.

Los alemanes deberían recordar el último episodio de suspensión de pagos generalizada de deuda soberana: la de América Latina en el decenio de 1970. Aquella experiencia mostró que los países suspenden pagos cuando los costos resultan inferiores a los beneficios. Declaraciones alemanas recientes han colocado a países europeos decisivos muy cerca de esa tesitura.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ciBZp1g/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.