La revolución militar europea

BRUSELAS: La creación del euro –una innovación revolucionaria dentro de una UE cuya naturaleza es la evolución lenta, a tumbos y tirones—provocó debates a lo largo del continente y más allá de sus fronteras. Sin embargo, los planes sobre una política de defensa común de la UE hasta ahora han generado una atención mucho menor. Eso está cambiando. Los estadounidenses preguntan cada vez más: „¿Para qué molestarse?“ y señalan la eficacia de la OTAN. Los europeos generalmente tienen dificultades para responder esa pregunta, en parte porque no hay una respuesta única.

Para aquéllos que creen en una Europa más unida, una cooperación más estrecha en asuntos de defensa es evidentemente deseable. Otros subrayan lo pragmático, apuntando que los miembros de la UE pueden lograr mucho más en materia de política exterior/de defensa trabajando juntos que por separado. Estos pragmáticos señalan el creciente número de desafíos externos –en los Balcanes, Medio Oriente, Africa o en otros lugares—que requieren de una respuesta concertada.

Un tercer argumento, apoyado por algunos gaullistas franceses y gente de izquierda dentro de la UE es que Europa necesita una política exterior y de defensa común para contrarrestar la hegemonía de Estados Unidos. Quienes promueven una política exterior/de defensa común para la UE consideran que una Europa capaz de hacerse cargo de su propia defensa es un mejor socio para Estados Unidos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/4H4ZXB7/es;