0

La década perdida de Europa

MILAN – "Nunca confesar un fracaso. Siempre que se esté a punto de no lograr un objetivo, simplemente postergar el plazo. Tarde o temprano, se logrará". Esta sencilla regla, que se usó ampliamente en Europa del Este en los días del socialismo, es también popular entre los burócratas de la Unión Europea en Bruselas hoy en día.

El 24 de marzo de 2010, lo que todos los observadores de los asuntos europeos saben desde hace tiempo tendrá su confirmación formal: la UE no logró alcanzar los objetivos de crecimiento económico, eficiencia y modernización fijados hace diez años en Lisboa. En lugar de convertirse en "la economía más dinámica del mundo", está perdiendo terreno.

La brecha del ingreso per cápita de la UE15 (los países que eran miembros antes del ingreso de estados principalmente post-comunistas en 2004) en relación con los Estados Unidos -que se tomó como referencia para varios objetivos- sigue siendo la misma, 30 a 40%, dependiendo del ajuste de paridad de poder de compra. Como un todo, la UE no ha logrado ninguno de los objetivos cuantitativos establecidos en la Estrategia de Lisboa. Y todos los objetivos cualitativos, que se añadieron al proceso con posterioridad, se han usado principalmente para alimentar burocracias nacionales que preparan planes con el llamado "método de coordinación abierta".

En lugar de buscar las razones de este fracaso general, la UE está emitiendo un documento que llama a fijar nuevos y ambiciosos objetivos para 2020. Parece que podemos hablar con palabras altisonantes y soñar por otros diez años.