0

El sueño iraní de Europa

Después de varias semanas de una crisis desatada por la captura ilegal de 15 marinos ingleses por parte de Irán, el enfoque indeciso y contradictorio de la Unión Europea está empeorando las cosas. Ante un país cuyo líder está empeñado en adquirir armas nucleares, los líderes de la UE sencillamente vacilan porque temen que el incendio en el vecino Iraq se extienda de alguna manera.

La última crisis muestra de nuevo que no se puede confiar en el Presidente Mahmoud Ahmadinejad. Tras la emboscada a las fuerzas inglesas, las autoridades iraníes encubrieron su ubicación exacta al momento de la captura. Posteriormente el gobierno británico demostró que estaban en aguas territoriales iraquíes operando con la autorización de las resoluciones de la ONU y con el consentimiento expreso del gobierno iraquí.

Lo que Ahmedinejad quiere aparentemente son elementos de negociación para lograr la liberación de seis iraníes que estaban ayudando a la insurgencia iraquí antes de ser capturados por Estados Unidos. La renuencia de la UE a igualar el tono duro de Estados Unidos hacia Irán lo está envalentonando. Ahmedinejad puede percibir a una comunidad internacional dividida y, al igual que Kim Jong-il de Corea del Norte, otro líder paria, está aprovechando esa división a cada oportunidad.

La combinación particularmente peligrosa de un Irán con capacidad nuclear, que busca alentar a los chiítas en los Estados del Golfo para que se levanten contra sus amos sunitas, junto con el misticismo milenario de Ahmedinejad supone una amenaza existencial para Israel, al que Ahmedinejad ha amenazado con “borrar del mapa”. También se corre el riesgo de que se desencadene una carrera armamentista nuclear en Medio Oriente. Y, si Irán logra adquirir misiles balísticos de largo alcance, la amenaza a la seguridad será global.