La casa dividida de Europa

Viajar de Berlín a Riga, capital de Letonia, es muy revelador, porque se ve gran parte de lo que está fallando en la integración europea en la actualidad, unos meses antes de que otros diez Estados ingresen en la Unión Europea, con lo que serán 25, frente a los seis del comienzo.

En Berlín, antes de que yo me marchara, el canciller Gerhard Schroeder acababa de dar la bienvenida a sus colegas francés y británico para celebrar un intercambio de opiniones sobre el estado y el futuro de la Unión. Según declararon los jefes de los tres mayores miembros de la UE, sólo estaban haciendo propuestas; nada podría estar más lejos de su voluntad que formar un grupo directivo para orientar los asuntos de la Unión ampliada, aun cuando en adelante fueran a reunirse de nuevo a intervalos más o menos fijos.

Si de verdad esperaban que se los creyera, deberían haber escuchado a mis interlocutores en la antigua ciudad de Riga durante los días siguientes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/VyASj7R/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.